A sus cinco años de edad el Príncipe George ya tiene que hacer reverencia a su bisabuela, la reina Elizabeth II, cuando la ve.

Según comentó la historiadora inglesa y especialista en temas de la realeza, Marlene Eilers Koenig, es a esta edad que los miembros del palacio se inician en las reverencias.

Pero eso sí, solo tendrán que hacerlo con la reina, gracias al rango que tienen dentro de la línea de sucesión.

“A la única persona a la que le van a hacer una reverencia es a la soberana. Una alteza real no le hace reverencias a otra alteza real”, justificó Koenig a la revista británica Hello!.

Sin embargo es posible que la prensa nunca vea ese momento en que George o Charlotte hacen reverencia a su ‘Gan-gan’, como la llaman de cariño.

“Eso porque siempre se encuentran con la Reina antes de aparecer en público”, explica la especialista.