Las escandalosas denuncias por acoso sexual no cesan en Hollywood. Ahora es Morgan Freeman, actor de destacada trayectoria y considerado uno de los más emblemáticos de la industria cinematográfica, quien enfrenta graves acusaciones en su contra.

Ocho mujeres hicieron la denuncia en la cadena CNN, donde narraron que el actor había abusado de ellas tanto verbal como físicamente. Según manifestaron, Freeman aprovechaba los rodajes y su productora para propasarse con ellas. Asimismo, han dejado entrever que son más las víctimas que aún no se atreven a denunciar.

En tanto, el medio entrevistó a otras 16 personas y la mayoría de ellas relató, de forma anónima, los abusos a los que Freeman sometía a parte de su equipo femenino durante los rodajes.

Ante ello, el actor de inmediato se defendió mediante un comunicado que hizo público. “Cualquiera que me conozca o que haya trabajado conmigo sabe que yo no ofendería a nadie a propósito ni los haría sentir mal. Pido disculpas a todas esas personas que se sintieron incómodas o que pensaron que las había vejado. Nunca fue mi intención”.

Sin embargo, el comportamiento del actor, que está próximo a cumplir 81 años, ha sido sintomático. Una asistente de producción contó que en el verano de 2015 comenzó a trabajar a su lado en la comedia Going in Style, en la que también estaban Michael Caine y Alan Arkin. “En una ocasión trató de levantar mi falda preguntándome si llevaba ropa interior. El nivel del acoso fue tal, que Alan Arkin le pidió que se detuviera. Morgan se asustó y no supo qué decir”.

Entre las víctimas también se encuentran tres periodistas que aseguran haber sido objeto de comentarios inapropiados por parte de Freeman durante las entrevistas. Cabe mencionar que el intérprete ganó un Óscar a mejor actor de reparto por Million Dollar Baby en 2004, y ha estado nominado en otras cuatro ocasiones.

La República